Día a día

Una de cal y dos de arena

El viernes pasado pasé por casa de estos amigos comunes que tenemos todos, los Hacienda. Son la mar de majos, se conoce que hicieron una comida popular porque éramos ciento y la madre en la casa esa que tienen cerca del World Trace Center. Yo había quedado con ellos sobre la una, pero creo que llevaban retraso porque eran la una y media pasadas y seguí ahí, esperando a que me recibieran.

La cosa fue divertida, porque nada más llegar me empieza a pedir papeles y más papeles, ni siquiera un buenos días, o un relájese que le vamos a sangrar, son tipos que ciertamente van al grano. En mi caso, como no he comprado una casa, sino que me he hipotecado para que una casa que ya tenía fuera habitable, no desgravo nada. Por otra parte, como soy un asalariado más, todos mis movimientos bancarios están controlados, por lo que no hay mucho misterio al respecto: me toca pagar 15€ La parte positiva es que mi sueldo es tan miserable que no me tocaría pagar, pero claro, pensando pensando… me doy cuenta de que mi perfil esta bastante mejor pagado en el de lo que yo estoy actualmente remunerado. Así que dos de cal y una de arena.

En fin, supongo que la vida sigue y que esto no se acaba mañana, así que a sonreír, apretar los dientes, continuar en la búsqueda de otro trabajo y aquí paz y después gloria.

Acerca de Jose Salgado

Pues aquí es donde escribo mis pequeñas tonterías, algunas las pienso, otras las imagino, y la mayoría, no tienen nada que ver ni con lo que pienso... pero en el fondo, lo que hago es encerrar mi yo consciente y que salga el sol por Antequera.

Deja un comentario