Usted está aquí

Blog de Jose Salgado

¿Casualidad?, lo dudo

Dicen que el mundo es un pañuelo y nosotros los residuos que habitan en él -comúnmente llamados también mocos- No sólo es que por una razón u otra acabas dándote cuenta que esa persona que acabas de conocer también es amigo de otra persona que es amiga tuya pero que no se había dado la ocasión de presentaros porque cada cual tiene su vida profesional separada de la privada.

Imagen y prejucios

Imagen y prejucios

Tenía un jefe que decía que no era más limpio el que más se duchaba sino el que menos se ensuciaba. Creo que esto es vino de una discusión sobre una recomendación de la OMS sobre la higiene personal y que recomendaban hacerlo cada dos días. Lo más lógico sería ducharse cuada vez que lo necesites pero estamos con otra pregunta, ¿cómo sabes que lo necesitas de una forma objetiva?

Propósito

Propósito

Objetivo, propósito, sentido. Dicen que las tres preguntas fundamentales que los seres humanos se hacen son: ¿quienes somos?, ¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos?, pero para mí la más fundamental de todas es la de cual es nuestra misión, nuestro visión. Que se espera de nosotros que hagamos en esta vida, que esperamos nosotros conseguir en esta vida.

Si es que…

Es demasiado tarde como para ponerme a escribir y me he dado cuenta que escribir delante de la televisión es difícil porque te desconcentras quieras o no quieras: que un grito, que un anuncio, cualquier excusa es válida para soltar una frase con unos decibelios de más. Va a ser que tengo que acostumbrarme a escribir en tumbado en la cama.

Además, de nuevo no me entiendo la letra, esto es como un drama perpetuo que no sirve de demasiado si somos honestos. A ver si me pongo un poco las pilas y dejo de hacer el cafre.

Parece que fue ayer, o no

Parece que fue ayer

Tengo quince años, o incluso menos. Y no, no es que me haya puesto una crema rejuvenecedora o haya viajado en el tiempo sino que es como me siento ahora. Estoy tumbado en la cama escribiendo y me ha venido de golpe el recuerdo de cuando siendo un adolescente tenía el hábito de escribir siempre antes de irme a dormir. Si la memoria no me engaña, era una libreta con hojas en blanco para pedir autógrafos que me compré en mi primer salón del cómic de Barcelona.

Reloj no marques las horas o te arranco las manillas

Otra vez igual pero en modo desastre. Estoy escribiendo esto porque ayer no tenía fuerzas ni para abrir las pestañas, y claro, cuando estás en esta situación y tumbado en la cama acaba pasando lo más probable, que te quedes dormido. A ver, el escribir en papel va bien porque tengo textos mejores, pero luego es el tiempo de pasarlo pero creo que ya se como voy a hacerlo.

Un viral, dos virales, tres virales, la web es un viral que se me escapó

Un viral, dos virales, tres virales, la web es un viral que se me escapó

Lo bueno de escribir a papel es que la función borrar no viene por defecto, con lo que si te equivocas has de eliminar el error de la forma más primitiva que existe, con un tachón, que por otra parte queda la mar de estético en medio de la página.

Sin tiempo y sin ná

Os juro que el tema de escribir en papel va de cine, pero cuando el tiempo desaparece ya sea por motivos profesionales o porque prefieres ver a tus hijos, está claro que no hay tecnología que lo supla, y hoy es uno de esos días dónde comparezco ante vosotros sin nada decente que decir. Sin palabras, sin texto, sin post e intentando cumplir una promesa, promesa que si fueramos estríctos ya habría incumplido pero que haciendo una interpretación creativa, creo que más o menos mantengo.