Usted está aquí

Blog de Jose Salgado

Darme retos, pero mejor darme personas honestas

Darme retos, pero mejor darme personas honestas

Ya son muchos años dando vueltas por el mundo, a veces girando sobre mi eje y otras caminando para aprender de otras personas. He seguido el consejo de Antonio Machado y he buscado siempre algo que me emocionara, que me excitara, en definitiva, que me provocara esa sensación de túnel y de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado porque algo interesante puede pasar.

Hasta las jam session tienen reglas

Hasta las jam session tienen reglas

Espero por vuestra salud mental que hayáis tocado en algún banda, ya sea de rock and roll, de blues o de lo que sea. Podría tirarme horas explicándote lo útil que puede ser ese aprendizaje si quieres llegar a puestos de management. Suele pasar que en toda banda hay gente con más talento, gente con más ego y luego el resto del equipo. También suele pasar que después de estar ensayando durante casi una hora la misma canción uno acabe hasta las narices y quiera relajarse, y es cuando entra en escena lo que sería una Jam Session.

La mujer del César

La mujer del César

Ya sabéis lo que dicen, la mujer del César no solo ha de ser honesta sino además, parecerlo. Siguiendo este principio y haciendo uso de este espacio que me pago de mi bolsillo, he visto como una sospecha que ya intuía media España se ha cumplido, la infanta no solo es imbécil sino que ahora lo justicia lo confirma. La pobre estaba tan enamorada que no es responsable de nada, a diferencia de cientos de personas que a pesar de estar tan o más enamoradas, al poner su firma en un documento se comen con patatas las consecuencias de infringir la ley.

Los dos mayores males del mundo

Los dos mayores males del mundo

Recuerdo hace años cuando una amiga del colegio me quiso contar un chiste 2.0, es decir, que necesitaban la participación del público. Ella me pregunto cuales eran los dos mayores males del mundo, como creía que le caía bien me hice el gracioso y le chafé el chiste contestándole que ni lo sabía y ni me importaba. Supongo su experiencia de usuario no estaba preparada para personajes como yo y no solo le fastidie el chiste, sino también la respuesta: la ignorancia y la indolencia.

Obras son amores

Obras son amores

Participa, colabora, involúcrate son palabras que los de marketing colocamos para captar personas que trabajen para nosotros sin cobrar un duro. No es que sea muy ético pero a veces funciona y con la promesa de aprender, un entorno maravilloso o de dar visibilidad puedes conseguir que la gente se deje las pestañas haciéndote más rico mientras ellos consiguen dos followers más en las redes sociales.

El preciado tesoro de la ignorancia

El preciado tesoro de la ignorancia

Cada vez tengo más claro que con Descartes metimos la pata hasta el corvejón. No dudo que su planteamiento de cogito ergo sum suena muy tentador y ofrecía una explicación muy atractiva sobre el ser humano pero esto nos ha llevado a creer a pies juntillas que el conocimiento se adquiere única y exclusivamente a través de lo que podemos ver, o siendo precisos, experimentar y validar.

¿Es el enemigo?

¿Es el enemigo?

Que grande era Gila, un precursor de lo que sería ahora el Club de la Comedia. El solito, en el escenario contando sus historias y haciendo reír al público. Uno de los trucos recurrentes de Gila era el de la llamada telefónica al enemigo, dónde a través de situaciones absurdas y esperpénticas nos transportaba fuera de nuestra zona de confort y nos dejaba caer sobre un campo minado de cápsulas de humor diseñadas casi milimétricamente.