Usted está aquí

Licencia y permiso de conducir, por favor

Todos tendemos a tener buena opinión de nosotros mismos, tenemos nuestros defectos pero creemos que no estamos del todo mal. El problema es cuando nos pasamos al lado profesional, cuando la competencia de un tercer no es caerle mejor a una persona sino perder un cliente. Creamos marcas personales que pueden parecer muy potentes pero que carecen de un mínimo de sustento tanto práctico como teórico. Es importante, en este entorno competitivo como puede ser el marketing, no solo parecer un buen profesional sino acreditarse en una buena escuela de negocio cursando un curso como puede ser el Master en Marketing Digital Online de EAE o cualquiera que sea la especialidad en la que quieras destacar, siempre la escuela sume en la ecuación.

En este mercado global, donde todos somos fundadores y socios mayoritarios de la empresa YO S.A., el saber venderse es importante. Ha sido así toda la vida durante mucho tiempo, pero poco a poco van a surgir servicios orientados a separar el grano de la paja, quitar a los que venden humo de los que realmente crean el fuego, de los que viven pegados al power point y los que se arremangan para solucionar problemas.

Este camino se ha intentado recorrer muchas veces, crear una élite de especialistas, los boinas verdes o la última línea de defensa, poner el título cinematográfico que más os guste. El hecho innegable es que las empresas comprenden que los servicios de alto valor añadido y basados en el conocimiento no se pueden conseguir o alcanzar a base de preguntar a tu cuñado o porque el hijo de la vecina del cuarto se leyó un manual de SEO. Necesitamos y buscamos auténticos profesionales, del mismo modo que ellos reclaman y necesitan empresa que sean tan serias como ellos en sus trabajos.

En esta ecuación donde la gente que valora un servicio y los profesionales que pueden aportarlo, no tendrán lugar los aficionados ni los embaucadores. Del mismo modo tampoco existirán las empresas que piensan que se puede hacer BI usando la calculadora del Windows o que una estrategia de marketing es solo escribir cuatro palabras y pagar por aparecer en algunos soportes.

Quién no se profesionalice, quién no se especialice en un área en concreto y destaque tanto por sus cualidades como por sus resultados quedará fuera de la ecuación y estará condenado a escribir un blog esperando vivir de rentas pasadas. Y las empresas que no aprecien la diferencia entre un profesional y un amateur, comprobarán que cuando te has dedicado toda la vida a pagar cacahuetes a tus profesionales, al final todos se habrán ido y solo tendrás monos. Serán simpáticos, pero desde luego no creo que puedan ayudar a salvar la empresa.

En este viaje, el poder acreditar el conocimiento y la experiencia será fundamental. Ahora mismo es un proceso complejo, muy manual, pero sin duda alguna, tener un certificado ayudará y mucho en función de que escuela lo haya impartido. No es lo mismo el Instituto de Empresa, IESE o London Business School que Academia Paco.

Así que la opción es vuestra, estáis a tiempo de acreditados y formaros, y también dejar buscar proveedores en función del precio y empezar a buscarlos en función del valor que te aportan.

Película: The Cannonball Run

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 713
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar