Usted está aquí

Fumar

Demasiado oxígeno

Pues estamos ya en el día 2 de dejar de fumar y la sensación es bastante rara. De entrada, tengo un sueño tremendo, ya sea trabajando, cocinando, o simplemente sentado en el sofá, es que se me cierran los ojos. Ahora mismo estoy pensando en acabar este post y darme una ducha a ver si me despejo de una vez porque no es normal. Ayer me fui a dormir a las nueve y media más o menos y me he llevantado a las ocho, y sigo teniendo un sueño tremendo. No sabía yo que era capaz de poseer esta capacidad de estar en estado semicatatónico, y más o menos disimular.

Ese cabrito

El cabrito de Camel lo ha vuelto a hacer. Este cabrito siempre me sorprende con cosas de este estilo. ¿Ahora que?, ahora toca dejar de fumar, claro. Ya ves tu la gracia que me hace a mi volver a pasar por todo el proceso de desintoxicación.

Supongo que toca hacer una de esas típicas promesas de A la vuelta de vacaciones. La idea ya la tenia en la cabeza, al menos de volver a hacer un poco de deporte, lo dejar de fumar estaba en el ambiente pero no era una intención inmediata. Lamentablemente, la jugada del insensato me fuerza a volver a intentarlo.

Las primeras 48 horas

Sigo en mis trece con lo de dejar de fumar, pero todavía estoy en ese proceso de pensarlo y sopesarlo. Ya lo intenté hace poco, y no lo conseguí, así que me lo estoy mirando con distancia analítica. Por lo que veo y he leído, lo más crítico son las primeras 48 horas. Se ve que lo pasas fatal, tienes mucha ansiedad y no paras de pensar en fumarte un cigarrilo.

Tres pips y repipó

Como el fumar cigarrillos es algo que me está saliendo por un ojo de la cara (valgame dios lo caro que es), he decidido volver a mis antiguas pipas. El precio es menor y toda la filosofía subyacente es distinta. El cigarrillo va asociado con prisa, no puedes tener un momento de disfrute porque a los 5 minutos ya te lo has acabado, a diferencia de una buna pipa fumada, que te puede durar 30 minutos sin mayores problemas. Con este cambio espero bajar mi consumo de nicotina y demás mierdas, ahorrar y por lo menos, disfrutar del tabajo, cosa que no estaba haciendo hasta ahora.