Usted está aquí

Impulso

Cola de carpintero

Cola de carpintero

Voy a ser honesto, me han dado una gominola de regaliz y tengo la barriga más alborotada que una cheerleader en un tiempo muerto. Tenía en mente escribir sobre una frase que escuché por esa manía mía de tener las orejas siempre encendidas pero ahora mismo estoy más preocupado por el concierto para bajo y trompeta de mi antro pilórico[1] y la clásica mosca sopesadora de ingles que le ha dado por pasear por el cristal de mis gafas.