Usted está aquí

Tiempo

Tempus fugit y a toda prisa

No veas como pasa el tiempo, tic-tac, y así todo el rato. Parece que fue ayer cuando me dedicaba a jugar a rol el fin de semana y perder horas y más horas intentando salvar a alguna nación, princesa o quién fuera que pagara mejor. Ahora me dedico a salvar mi propio culo de las garras de las facturas, pero a diferencia de antes, ya no tengo mis dados de la suerte para sacar una buena tirada.

Tiempo

He tenido una catarsis conceptual productiva, desde hace un siglo la humanidad a visto y aplicado avances que han conseguido que tareas que antes eran titánicas se puedan completar sin mayor esfuerzo y con un tiempo extraordinariamente corto.

Lo que antes era cuestión de meses, ahora es de de horas, y cada vez vamos más rápido pero de forma curiosa, lo que no tenemos es tiempo. Dicen que estamos en la sociedad del ocio, pero yo me pregunto, si soy más productivo cada día, porque cada día tengo menos tiempo.

Cuanto tiempo es necesario

Llevo con un proyecto de novela casi hace un años y no hay manera de ponerme a escribir. Lo miro, lo repaso, veo las opciones, escribo un par de páginas o más, las repaso, las borro, vuelvo al principio. Total, que no avanzo ni por casualidad. Me irrito, me enfado, me busco excusas de que no tengo tiempo cuando se positivamente que no gestiono el poco tiempo que tengo.

Las personas feas

Acabamos de conseguir que los enanos se duerman. Últimamente cuesta lo suyo porque dicen que tienen miedo, especialmente de las personas feas. Eso me tranquiliza porque si yo soy una persona normal para ellos, el umbral de la belleza esta notablemente bajo. Pero no me voy a engañar, a veces tengo arrebatos como el que me acaba de dar. He borrado todas las entradas de corte más profesional de este blog y lo voy a dejar para esos momentos en los que me apetece escribir algo que no sea de marketing, redes, operaciones y todas esas cosas profesionales en las que he estado involucrado.

Me cago en el otoño

Ya estamos, ya empieza a oscurecer a unas horas que no son normales. Mira que es deprimente ver como cada vez tienes que darle al interruptor antes. Me pongo malo sólo de pensar el día que nos vuelva a tocar cambiar la hora. Salir del trabajo y que sea de noche. Arf, para cortarse las venas.

Si, es el ciclo de la vida, pero por mucho ciclo, por mucha naturaleza y por mucha vida es una tocada de narices. Con lo ricamente que estaba yo en la terraza a estas horas leyendo y ahora si salgo no veo nada en absoluto. Y si, podría encender la luz, pero no es el mismo efecto.

15 minutos

Hoy voy a ver que tonterías puedo llegar a decir en 15 minutos escribiendo. No pienso mirar atrás, no tengo intención de corregir y no tengo que pensar en que digo. ¿Porqué?, pues la culpa es de este post de Xurri.

Y la vida sigue

Hay momentos en los que la realidad se congela, se queda quieta y estática y uno puede detenerse a observarla, a mirar esos pequeños detalles y cambios que han ido ocurriendo. Ver como somos más altos, tenemos más arrugas, nos ha crecido la paciencia y capacidad de comprensión. Podemos reirnos de las historias del pasado y recordar la cara de viejos amigos de la infancia de los cuales hace ya mucho tiempo no sabemos nada.