Usted está aquí

Aprender

Hombros de gigantes

Hombros de gigantes

Soy un fan del conocimiento, me encanta aprender cosas nuevas, tener datos, estudios, estadísticas sobre todas las cosas que te puedas imaginar. Esta curiosidad infinita siempre se basa en dos principios básicos, que el conocimiento ha de ser libre pero ha de ser valorado. Esto significa que todos deberíamos de poder acceder al conocimiento siempre y cuando este sea, no solo valorado, sino conseguido.

Y tu que piensas del 2016

Y tu que piensas del 2016

Tengo un antiguo amigo de la escuela que siempre se quejaba que había nacido veinte años tarde, que lo suyo era la música de los sesenta, que le gustaba más la filosofía y el estilo de vida de esa época que los denostados ochenta. Se sentía como un pez fuera del agua y por mucho que lo intentaba no conseguía comunicarse con la precisión que el querría y se sentía como un mal anuncio de una academia de inglés[1].

¿Qué es lo que quieres saber?

¿Qué es lo que quieres saber?

Hace ya mucho tiempo, no se si ahora ocurre lo mismo, era típico el post que contenía una serie de preguntas que debías de contestar y una vez acabado retar a otro blogger que conocieras para hacer lo mismo. Esta cadena tenía su gracia porque las preguntas eran a veces extraordinariamente estúpidas -la ocasión se lo merecían- y otras tantas tenían esa apariencia pero contenían una carga de profundidad.

El problema no es ser ignorante, el problema es ser idiota

El problema no es ser ignorante, el problema es ser idiota

Para no caer en confusiones voy a utilizar la acepción de idiota conforme a engreído pero sin fundamento para ello, según la RAE[1] y por otra parte, en ignorante usaremos la primera acepción de la RAE[2]. Una vez definido el ámbito y el alcance del título, vamos a proceder con este post.

Lo importante es el viaje no el destino

Lo importante es el viaje no el destino

Hay días que casi no vale la pena levantarse de la cama, huelga de metro, el proveedor en el que confiabas no cumple los tiempos de entrega, el inversor con el que llevas dos meses negociando le han entrado dudas y pide más información, y para colmo de males hace un frío muy poco digno de la primavera. Con todas estas alegrías te sientas en tu mesa, abres el iTunes y pulsas play esperando que la música traiga un poco de sol a este día que empieza muy sombrío.

Cuando tu afición es tu trabajo

Cuando tu afición es tu trabajo

Dicen que no hay nada mejor que tu afición sea por lo que te pagas, entonces dejas de tener un trabajo a tener un hobby remunerado. No todos podemos caer en este tipo de categoría porque no siempre lo que nos gusta es algo susceptible de ser monetizado en el mundo. En mi caso particular, mi afición personal, esa pequeña obsesión que me persigue desde que era un enano era entender las cosas. No hay nada que me ponga de peor humor, de un genio de perros es no entender algo, me supera y me subleva.

La formación empieza por uno mismo

La formación empieza por uno mismo

Hacía ya un tiempo que estaba paseando por la biblioteca de mi memoria recordando un libro de literatura de EGB, concretamente un apartado dedicado al lenguaje de la publicidad, dónde destacaban algunos sentencias como claro ejemplo de este tipo de comunicación: La bomba tónica hizo estragos, la bomba tónica hará sus tragos, La calidad empieza por uno mismo, y otra frase que no salía en el libro sino en un anuncio: ¿hacemos swcheeping?.