Usted está aquí

¿A quién pertenece el tiempo?

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Tiempo, Cansancio

Martes 19/01/10

Como llevo unas semanas bastante cansado a nivel mental y sin vistas de poder desconectar durante un largo tiempo, me ha dado un ataque metafísico y me he puesto a pensar. Al principio me ha dolido un poco la cabeza, supongo que por la falta de uso de esta cualidad que se supone tenemos los humanos, pero al final me he acostumbrado y he seguido adelante con mis introspecciones. Mi tiempo, ¿a quién pertenece?, ¿a mi?, ¿a mi familia?, ¿a la empresa?, ¿al estado?.

¿Cuando te levantes, eres libre de decidir como emplear tu tiempo?, la verdad es que no, de entrada le debo ocho horas a la empresa. Si, si fuéramos un país mínimamente inteligente no le debería tiempo a la empresa, sino que trabajaría por proyectos. En todo caso, le debes ocho horas y las horas que no constan ni se pagan, pero que están ahí. La naturaleza, que a pesar de ser sabia es muy cabrona, también reclama lo suyo. De entrada, mínimo 8 horas para dormir, y unas dos para alimentarse. Con la tontería llevamos ya 18 horas, así que nos quedan unas 6 horas que más o menos deberíamos tener libres. En mi caso, esas 6 horas desaparecen y se convierten en cuatro, ya que al vivir en lejos de la oficina me tiro una hora para ir y otra para volver, y llevamos ya 20 horas gastadas y todavía no he podido decidir que hago con mi tiempo.

Luego viene la familia, con la que coincido las cuatro horas restantes, y a la que hay que prestar atención. Si, hay que hacerlo, y si no te apetece no tengas familia, cómprate un gato de porcelana que piden menos atención, pero indudablemente dan menos satisfacciones. Total, que para tener algo mínimamente decente y considerarlo familia, has de invertir una hora para hablar con tu mujer de cosas, así que nos quedamos ya en tres horas. Pero aquí no acaba todo, yo tengo niños, de hecho tengo mellizos (cosas de mi pasado informático, se la importancia de un backup), así que a los churumbeles le dedico unas dos horas y media, con lo que finalmente, a lo largo del día, tengo control sobre 30 minutos.

Que fascinante... y esto si la empresa no te hace viajar, que entonces pierdes todo control del tiempo y de su gestión. Yo mismo me he tirado 30 horas en un aeropuerto al servicio de la empresa y siendo fielmente las instrucciones de Aena, Heathrow y British Airways. Unos tipos realmente encantadores.

Supongo que en la vida todo es cuestión de balances. No me importa dedicar más tiempo a una cosa si luego me compensa otra. Trabajar más para poder ofrecer más calidad a mi familia, o trabajar menos y estar más tiempo con mi familia. Las dos son válidas teniendo unas bases mínimas.

En todo caso, y como resumen, este trimestre si las cosas salen bien, me va a tocar viajar más que al Halley.

 

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 388
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.