Usted está aquí

Contra la patentabilidad de las ideas

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Patentes, Ideas

Lunes 25/08/03

Durante estos pasados días la web ha quedado cerrada debido a que nos hemos sumado a una campaña para evitar que se aprueben este tipo de patentes. Creo firmemente que hay cosas que no se pueden patentar, como pueden ser los algoritmos. Es absurdo que alguien pueda patentar una idea o un método de negocio.

Últimamente, o al menos me lo parece a mí, la mano de las grandes industrias está siendo excesivamente larga. Esta mano está presionando a las fuerzas políticas (sea de la tendencia que sean) para inclinar la balanza a su favor haciendo oídos sordos a la mayoría de la gente e incluso a la mayoría de expertos en el tema. Cabe recordar aquí que en contra de esta propuesta están en contra casi el 90% de las personas entrevistadas (las cuales realizaban su labor profesional en sectores que estarían afectados por estas medidas).

Lo que está pasando, patentabilidad, cánones de autor, subcontratas, etc... no es más que un signo de debilitamiento del sistema democrático actual. No es que se gobierne en contra de lo que piense la mayoría de la gente, lo cual es grave pero no preocupante, sino que se está gobernando en contra de los intereses de la mayoría de la población y fortaleciendo las posiciones de ciertos entornos (empresariales, religiosos o de cualquier otra índole).

Las empresas ya son metagobiernos dentro de este mundo. Su poder escapa al control de cualquier estado y cualquier gobernante, que no estado, es tentado de entrar en sus redes de consejeros, empresas asociadas o cualquier otra trama que permita al político vivir con un sueldo más que de sobra generoso a cambio de ciertos favores. No tengo ningún tipo de prueba fehaciente, pero es la única explicación que le puedo dar al tema.

¿Cómo es posible sino que se toleren ciertas acciones?, la fusión de Vía Digital y de Canal Satélite es un claro ejemplo de ello. Va en contra de la libre competencia, pero el gobierno ha cerrado los ojos ante la creación del poder mediático más grande en el mundo hispano. Otro tanto pasa con el tema del software libre, que uno no quiere que se imponga, quiere que se impongan estándares de mercado, pero viene el Piqué de turno y se descuelga diciendo que el software libre no aporta valor a las empresas locales.

La lista de despropósitos es enorme y lo más triste es que no veo un horizonte claro cerca, porque la alternativa lógica está perdida en sus miserias y sin levantar cabeza. Ojalá que Zapatero despierte de su estupidez permanente y haga lo mejor para su partido y por ende para la mayoría de los españoles, ser una alternativa creíble. Lástima que para esto tenga que empezar a cortar cabezas en su partido y no creo que los barones de la misma se dejen afeitar la nuca con facilidad.

Esto que acabo de contar, se concretó en las pasadas elecciones, donde el PP perdió un porcentaje muy bajo de votos en comparación con la cantidad de desaguisados que en los que ha estado envuelto. Esto tendría que hacerle pensar a los de PSOE, para que Zapatero sea creíble para el España, primero ha de ser creíble dentro de su partido.

Veremos en todo caso que ocurre con esta proposición europea sobre las patentes, espero que el bien común de Europa se imponga sobre las presiones de las multinacionales estadounidenses que quieren ahogarnos con sus abogados y sus patentes estúpidas. Sería una ruina para las empresas privadas, porque ya poco invertimos en I+D, menos invertirán si tienen que crear un departamento legal para evitar violar alguna patente de esas que corren por esos mundos de Dios.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 449
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.