Usted está aquí

Cuentos de domingo

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Petisos, Cuentos, Historias

Domingo 23/02/14

Cuento de Fiona

Había una vez una familia, la Fiona, el Manu y la Aixa, que un día se fueron a una cueva y encontraron diamantes y una lámpara y un cofre. Tocaron diamantes, collares y hasta que había un trocito de hielo, y entonces vieron un collar de hielo y una pulsera de hielo. Y allá habían todas las princesas y príncipes, había un castillo de hielo y de oro. Y habían especies de hielo como por ejemplo una especie de oro. Las decoraban con piedras de colores y patim patam este cuento se ha acabado.

Cuento de Manu

Había una vez el Manu y la Fiona que estaban yendo al bosque y encontraron un cofre y encontraron a la Elsa y la Elsa nos enseño dónde estaba el Polo Norte y vimos a Papa Noel, y el Papa era un duende, Jose que era el Jefe y la mama era un duende. El Manu y la Fiona también eran duendes. Y teníamos superamigitos y además también estaba Rudolph y la Elsa no enseñaba dónde era su casa y estaba llena de hielo. Y el papa fué con nosotros y tambíen cogieron el cofre y se lo llevaron a su casa y fin del cuento.

Otro cuento de Fiona

Era un día de sol y nos fuímos a una isla cuando el Manu y la Fiona eran bebés y el papa y la mama los llevaban en un carrito y un día encontramos un mapa el Manu y yo de bebés. Primero pasamos por una selva que nos dijo el mapa y después por un lago de cocodrilos y después dijo el mapa que teníamos que atravesar una rueda enorme y después encontraron el tesoro que se lo llevaron a casa y fueron felices y comieron monedas de chocolate. Fin del cuento.

Más cuentos de Manu

Había una vez un zorro que era nuestro amigo y eramos a jugar con él. Y había un lago y jugábamos a pisar el lago y jugábamos también a que nosotros nos montábamos en el zorro y le dábamos de comer zanahorias y también dormimos con él en su casita y nos fuimos a nuestra casa y también en nuestra casa había un elefante que lo queríamos mucho y tanto mucho y muchisimo y supermucho que no parábamos de quererlo y nos fuimos a la isla que había tigres, monos, elefantes, gorilas, jirafas y también había un leopardo, lagartijas, cocodrilos, dragones y también en la selva y también había un supergrande jirafa y fin para Manu y Fiona comieron chocolates de animales, ñam, ñam, ñam. Y también fueron felices y comieron super.

Cuento de Manu y Fiona

Había una vez un niño que tenía pipi y caca. Había un niño ocupado en el lavabo y no puedo aguantarlo más y se hizo caca y pipi encima porque no podía aguantar más. Y entonces se tiró un pedito pequeñito y en el pedito salió una redonda con una caquita pequeñita y con pipi y se cayó al suelo y su abuela tuvo que limpiarlo, y se enfadó tanto que le dijo al niño que fuera de su casa. El niño tiró a la papelera el pedo, la caca y el pipi. Entonces la abuela le dijo que podías hacerlo juntos en el lavabo y no has de esperar tanto corriendo. Y fueron amigos los dos niños y le dejaba que el niño haga pipi y caca primero. Y entonces fueron felices y ya nunca se pelearon más y patín patam este cuento se ha acabado.

Cuento de papa

Eran dos niños un poco traviesos y pizpiretos. Eran guapos como el sol y listos como un zorro, sus nombres eran Anoif y Anum. Eren el vivo retrato de su abuela materna, que era más dulce que los caramelos de Paco. Anoif tenía una voz preciosa y melódica, y cantaba como los ángeles, es decir, con la boca, no con los pedos. Por otra parte, Anum era un genio de la matemática, sabía sumar mil y mil, y casi sin pensarlo te podía decir la respuesta, dos mil.

Un día de invierno, cuando la nieve azotaba los cristales del comedor y la luna asomaba por la ventana, durante la cena, un relámpago. Su papa había cometido un error, un crimen, un desastre… había hecho para cenar brócoli.

Los niños estaba aterrados, asustados, acongojados, se les caian los pelos y los pedos del susto al ver ese brócoli verde, feo, pachucho y malpintado que estaba en sus platos. Miraron a su papa y le dijeron: buagggggggggggg no nos gusta. El papi les dijo, a mi tampoco, pero hay que comer de todo para crecer sano. Pero como era buena persona en el fondo, les propuso un truco. Si cantamos canciones alegres, quizás la comida nos sepa mejor.

Los niños no se lo acababan de creer, pero Anoif, que tenía alma artista, empezó a tararear una melodía… y canto: brócoli soyyy, brócoli  y estoy más rica que el pan. Y por arte de magia, ese brócoli se convirtió en un delicioso plato de espaguetis con tomate. Su heramno Anum, se quedo boquiabierto, patidifuso, su hermana tenía magia en la voz y el tenía magia en su cerebro y empezó a contar las derivadas cuánticas del brócoli y este convirtió en una sopa de chocolate.

Y de este modo, la familia que canta unida, come mejor. (y con lacasitos)

 Cuento de Mama

Un día la mama estaba limpiando la casita y entonces descubrió que se encontró una perla, y se la puso en su caja de collares y entonces la mama nos dijo que había encontrado un perla de colores. Y una de colorines, y se econtró por la casa al rey Carnestoltes. Este rey dijo que mañana para clase teníamos que traer perlas en el pelo, y patín patam este cuento se ha acabado.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 337
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.