Usted está aquí

Herramientas para escribir

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Escribir, Herramientas

Miércoles 20/06/12

Cuando uno empieza o se interesa por esto de escribir es interesante saber que herramientas disponibles tiene uno a su alcance. Este tipo de cachivaches que ayudan al proceso y al mantenimiento, pero que a su vez sean sencillas de utilizar y no eclipsen el verdadero motivo de todo el proceso, que es escribir.

En mi caso en particular y después de estar dando vueltas por programas y más programas, sistemas operativos distintos, al final me he quedado con el siguiente proceso para escribir.

Todas las ideas que me vienen a la cabeza para escribir, las suelo apuntar en una aplicación llamada Simple Note, que es una aplicación web con clientes para iPhone, Android y alguna que otra cosa más. También tiene plugins para los navegadores más usuales. Cualquier pijada que se me ocurra la pongo directamente ahí, y si es una página web uso un cachivache llamado Clearly que te pasa las webs a modo texto y las puedes guardar mejor en el Simple Note este de marras.

Y de esta manera, voy llenando mi almacén de ideas con las tonterías que leo o conversaciones en las que participo, o incluso meetings a los que me toca asistir. Concepto interesante que veo, a la saca que va. Y así, poco a poco tienes un listado interesante.

La segunda parte es cuando te toca escribir, aquí la herramienta definitiva, tanto para bloggers molestos como yo, o profesionales, es Scrivener. No tiene conexión con ninguna herramienta de conexión con wordpress, ni blogger ni nada, pero es tan bueno que casi es un crimen que la gente siga usando el Word para escribir. El caso es que con este programa puedes sincronizar las notas que tienes en el Simple Note. De este modo ves claramente las ideas como si fuera un panel de corcho donde pones tarjetas con notas. Fantástico. Lo único que has de hacer es escoger la nota que más te motive y ponerte a escribir. Y una vez finalizado simplemente hago un cut and paste en el blog y listo.

Se que no es la mejor manera, pero teniendo en cuenta que prácticamente ya no uso imágenes en el blog, pues funciona perfectamente para mí. Rápido, sencillo, tengo todos los post guardados aquí y puedo trabajar en offline usando todas las herramientas del programa (recomiendo verse los vídeos que hay, es absolutamente espectacular).

Y no nos olvidemos nunca de tener un diccionario a mano, y si puede ser uno de antónimos y sinónimos, para no repetir siempre la misma palabra en todas las frases, que puede llegar a ser un poco incómodo. Como mayormente, todos vosotros tenéis acceso a internet, creo que la RAE es una buena referencia para dudas lingüísticas.

Por último, recordar que la mejor herramienta que tenemos para escribir sigue siendo nuestro cerebro. El resto es simplemente tecnología que nos ayuda, no es un fin en si mismo. Hace siglos yo escribía con pluma y no podía hacer cut and paste, y si me equivocaba, tenía que hacer un tachón de narices. Si, luego evolucioné a la máquina de escribir y en aquella época el tipex no era líquido, si te equivocabas teneis que colocar el cabezal de la máquina de escribir, poner una tira de papel especial y pulsar la misma letra para que se quedara borrada.

En resumen, quizás Scrivener sea excesivo para un simple blog. Si estáis en Windows, el Windows Live Writer es una fantástica opción, pero para el resto, sigo apostando por este programa que tiene versión incluso para Linux. Si, es de pago, pero en internet no todo es gratis ¿o acaso vosotros trabajáis por un par de likes en facebook?

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 384
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.