Usted está aquí

Quién espera desespera

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Tiempo, Esperar, Desesperar

Viernes 27/02/15

Esto de estar esperando es muy pesado, quedas con alguien a una hora y llega tarde, o no llega, o le cae un misil termonuclear en el occipital y ya tiene excusa para no aparecer. Y esto de esperar es especialmente molesto cuando eres de los que no solo llegas puntual, sino que intentas estar un cuarto de hora antes por si acaso hay retrasos, te pierdes o vete tu a saber que trampas te pone a vida para llegar a la hora convenida.

¿Que les pasa por la cabeza a la gente que llega tarde?, es que me parece una falta fundamental de respeto. El tiempo y como lo gestiono es algo muy personal y soy yo quién decido si me tiro una hora sentado mirando el sol o si hago algo más productivo y elimino el hambre en Sant Cugat del Vallés.

Lo bueno de estar esperando, porque no os voy a engañar, no hay nada malo pero ya que estás con cara de tonto mirando la hora cada cinco minutos y es mejor positivizar la situación que dejar que se te lleven los demonios, es que te da tiempo para pensar. Puedes estudiar arameo y practicar juramentos en este idioma, repasar mentalmente el manual de operaciones del buen inquisidor -segunda edición-. En resumen, tienes un montón de tiempo para dejar que tu cerebro practique el deporte nacional, el insulto mental con ira descontrolada.

Claro que ahora que lo pienso, ¿porqué no me levanto y me voy?, si a mi no me tienen el respeto como para llegar cuando se supone que tienen que llegar, ¿porqué les doy un trato preferencial esperándoles?. Lo mejor es levantarse e irse y que le den dos piedras. Claro que luego se quejan de que somos exigentes, que total, solo llegaban cinco minutos tarde -pero no dicen que a esos cinco que ellos dicen había que sumar los veinte que ya llegaba tarde más los quince minutos extras porque tu has llegado más pronto por si acaso- En resumen, llevas esperando casi cuarenta minutos.

Se consciente de ello, no son cinco minutos, por mucho que te quieran liar y engatusar. Intentarán que te sientas mala persona por ser demasiado estricto, pero no cedas, la gente que llega tarde por definición no se merece más respeto. Levanta tus nalgas y vete.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 289
Lecturas hoy: 2
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.