Usted está aquí

Read your own dog food

Imagen de Jose 	Salgado
El 14

Revisión, Uso

Miércoles 17/10/12

Si, ya se que la idea habitual es la de Eat your own food y el concepto se suele aplicar más a los desarrolladores de software y que básicamente significa que has de probar todo lo que se desarrolle, sufrirlo y experimentarlo como el usuario final al que va destinado. Pero en esta ocasión he creído más acertado usar el Read porque me estoy refiriendo a mi mismo cuando escribo. Tengo la mala costumbre de no repasar para encontrar fallos, errores, cacofonías, repetición de palabras o conceptos mal explicados. Me pongo a escribir y cuando acabo lo publico y me olvido. Luego, ocurre lo que ocurre, que está mal escrito, mal puntuado, una ortografía horrorosa y lo peor, que no se entiende lo que digo.

Se habla mucho de como posicionar tu blog, de usar metatags, una construcción HTML amigable a buscadores, crear títulos de no más de ciento veinte carácteres para permitir los tweets y retweets, que si hay que hablar de ciertos temas o de ciertos otros, pero al final, el contenido manda. Puedes hacer todo el proceso técnico de maravilla pero si al final, el contenido es malo o lo que es peor, que podría ser bueno pero por dejadez se ha convertido en algo ilegible, tienes un problema. Da igual que escribas para promocionar tu empresa o lo hagas por afición, repasar ha de ser también parte de creación.

En mi caso, esto sólo me ocurre cuando escribo para mi disfrute personal, porque como soy consciente que escribo y que muchas veces no aplico filtros en lo que hago, no me molesto en estructurar ni preparar los textos. La mayoría de veces me miro un listado de ideas que tengo guardadas sobre lo que me gustaría escribir. Pero la realidad manda y no siempre dispongo del tiempo suficiente para analizarlas a fondo con datos, así que lo normal es que abra el Scrivener y me ponga a escribir sobre la última conversación o noticia que me haya llamado la atención en las últimas veinticuatro horas.

La verdad es que no me ha preocupado mucho este defecto, era algo que como hacía por afición no me paraba a hacerlo. De hecho, recuerdo que cuando era más jovencito, en un concurso de redacción en el que estaba apuntado, acabé la mía muy rápido y no me dejaron entregarla. Como tampoco me podía marchar hasta acabar el tiempo establecido, me dijeron que la repasara, y lo que hice fue escribir otra. Escribí dos al precio de una, pero tampoco gané. Es lo que tiene el tener mucha imaginación y no repasar, que tu vas imaginando mientras quién te está leyendo le cuesta entender que has escrito. Si, yo ya disfruté en el proceso de crear, pero un poco de ostras, me ha gustado, también motiva, y si lo quiero escuchar de vez en cuando, me toca repasar y corregir.

Hay varias formas de evitar este tipo de errores, y el primero de todo es repasarlo, vaya obviedad. Una vez lo escribes, dejas pasar una hora o un tiempo prudencial y lo revisas con detenimiento. Si eres de los que tienes Mac, hay un programa que te lee el texto con una voz que más o menos suena a castellano. En este paso te sorprenderías de los fallos que se te han pasado por alto, incluso si lo has corregido por segunda vez.

Sería idea tener otra persona que confirme que lo que has escrito se entiende, pero en mi caso sólo estoy yo así que me toca santiguarme y confiar que no haya cometido ningún error de bulto. Y os prometo que este si que lo he revisado, os lo juro por Snoopy.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 194
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.