Usted está aquí

El 14

En esta comunidad, compuesta por los post de mi antiguo blog de tatxe, está nombrada en homenaje a esas épocas de Intecom con Ángel Cortés, Fermín Clemente y toda la banda, será el lugar para relajarse y escribir sobre cualquier tema que os apetezca y que no tenga relación con la empresa ni con ningún tema serío. Es, y espero que sea, un cajón de sastre donde soltarse el pelo y dejar que la literatura releve al timón al manager, director o aprendiz de algo. Es hora de quitarse la corbata, relajarse y no creerse que todo lo que se escribe en esta comunidad es verdad, sino simplemente un ejercicio de retocer la realidad hasta hacerla irreconocible. Ah, y como disclaimer, no siempre lo que se publica ha de reflejar la posición del autor o de la web sobre el tema, es solo un espacio para dejarse llevar sin pensar en lo que dirán.

Dicen que el mundo es un pañuelo y nosotros los residuos que habitan en él -comúnmente llamados también mocos- No sólo es que por una razón u otra acabas dándote cuenta que esa persona que acabas de conocer también es amigo de otra persona que es amiga tuya pero que no se había dado la ocasión de presentaros porque cada cual tiene su vida profesional separada de la privada.

Es demasiado tarde como para ponerme a escribir y me he dado cuenta que escribir delante de la televisión es difícil porque te desconcentras quieras o no quieras: que un grito, que un anuncio, cualquier excusa es válida para soltar una frase con unos decibelios de más. Va a ser que tengo que acostumbrarme a escribir en tumbado en la cama.

Parece que fue ayer

Tengo quince años, o incluso menos. Y no, no es que me haya puesto una crema rejuvenecedora o haya viajado en el tiempo sino que es como me siento ahora. Estoy tumbado en la cama escribiendo y me ha venido de golpe el recuerdo de cuando siendo un adolescente tenía el hábito de escribir siempre antes de irme a dormir.

Otra vez igual pero en modo desastre. Estoy escribiendo esto porque ayer no tenía fuerzas ni para abrir las pestañas, y claro, cuando estás en esta situación y tumbado en la cama acaba pasando lo más probable, que te quedes dormido. A ver, el escribir en papel va bien porque tengo textos mejores, pero luego es el tiempo de pasarlo pero creo que ya se como voy a hacerlo.

Os juro que el tema de escribir en papel va de cine, pero cuando el tiempo desaparece ya sea por motivos profesionales o porque prefieres ver a tus hijos, está claro que no hay tecnología que lo supla, y hoy es uno de esos días dónde comparezco ante vosotros sin nada decente que decir.

Orgullo de padre

La historia no es mía, es de mi hijo y me encanta así que la publico porque estoy que floto de lo orgulloso que estoy.

COMO EMPEZÓ TODO

Murieron con las rampas puestas

Tenía que pasar. Cuando tus hijos juegan a baloncesto y vas a los partidos, entrenos y todo lo asociado con el deporte al final te encuentras con padres motivados que te lían para hacer un parttidillo. Al principio te resistes porque sabes que tu ya no tienes edad, pero como siempre, acabas picando y emocionante en exceso.