Usted está aquí

El banco no es tu amigo

No me hace especial ilusión sacarte de ese mundo de fantasía en el que estás, pero los bancos son un proveedor financiero, con sus propios intereses y objetivos. Toda esta historia de seamos amigos, te escucho y que te dicen que eres más bonito que un San Luis es puro marketing. Tu eres un recurso que quieren explotar -por muy mal que suene esta frase- y colocarte todos los productos que tenga y meterte todo tipo de comisiones, habidas y por haber, basándote en que tu realmente te crees que son tus amigos, y a un amigo no se le engaña.

Del mismo modo que te he dicho lo del banco, podríamos hablar de tu aseguradora, de tu compañía de luz, de telefonía, de casi cualquier empresa de tamaño lo suficientemente grande como para que los dueños no conozcan personalmente a los clientes.

Puede que este sea realmente la frontera que delimita ser un recurso a ser realmente un amigo, conocerse. En pocas empresas he visto a un empresario abusar de sus clientes si realmente los conocen -y obviamente no son un psicópatas, que de estos hay cada día más-. En estos casos se busca llegar a acuerdos que sean beneficios para ambas partes, quizás nunca son un acuerdo de suma cero, pero son básicamente honestos. Cuando tratas con el director de un banco, el comercial de una operadora o un corredor de seguros, básicamente tienes una serie de muros entre tú y el que realmente tiene el poder de negociar que siempre acabarás atrapado en unas condiciones que no serán las mejores.

De forma curiosa, cuando los amigos de los presidentes de estas compañías negocian, raro es el caso que no consigan condiciones realmente ventajosas con descuentos que pueden llegar hasta un cincuenta por ciento de descuento, y ese descuento que les están haciendo la única manera que veo que no lo repercutan en contra de su balance es cargárselo a los clientes pequeños.

Venga, no me mires así, va a ser la primera vez que un fondo de inversiones maniobra para proteger a sus grandes clientes y colocar las perdidas a los pequeños accionistas.

Teniendo esto en mente, y asumiendo que quizás este mundo no sea demasiado justo, ha dos caminos por los que puedes optar, o te haces del Círculo de Economía o te metes a político con valores idénticos a los de Grouxo Marx, para poder sentarte en la misma mesa que los Alierta, Botín y Faine, o aprietas a ese director de oficina hasta la saciedad para conseguir las condiciones que tu quieres, y sino, te cambias de entidad.

Película: The Grifters

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 561
Lecturas hoy: 5
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.