Usted está aquí

Blue Ocean

Cuando tienes en mente el emprender, tarde o temprano todos te acaban hablando de Blue Ocean, que aunque pueda parecer lo contrario, no es la versión localizada de la Ostra Azul sino una estrategia empresarial que se puso de moda sobre el 2005 y que más o menos sigue dando vueltas por los derroteros de los entrepreneurs, entrepanadeurs y demás fauna, aunque lo que se lleva ahora sea el Lean Startup. Si os daba rabia la moda y no entendías porqué cada año uno se tenía que cambiar de modelito, en el mundo de los negocios, cada dos o tres toca cambiar de paradigma y todo el trabajo se tiene que tirar por la ventana y ponerse como locos a copiar la última novedad que causa furor en los campos de mini-golf.

Volviendo al Blue Ocean, y por si lees en diagonal también te aclaro que no es un documental póstumo de Jacques Costeau, más o menos afirma lo siguiente, y aquí es cuando hago un cut and paste and translate.

Las organizaciones han de crear mercado en un lugar sin competencia, o blue ocean (de aquí el nombre), más que competir a cara de perro con otras empresas.

Supongo que todo suena muy bucólico con el pescador que en vez de ponerse en la orilla para intentar pescar cuatro jureles, se mete en el bote y arriesgándose, se lanza al océano azul buscando bancos de peces sin explotar y hacerse de oro. Si es que es tan bonito que se me suicidan las lágrimas.

El problema que le veo yo al océano este, al menos en lo que estamos intentando hacer ahora Pol y yo, es que no hay blue ocean. Está todo lleno de pescadores que no acaban de hacer bien su trabajo y gran parte de los peces se escapan vivos y cantando Paquito el chocolatero mientras sostienen un daikiry con una aleta. Es una cuestión de ineficiencia de las empresas en un entorno muy cerrado para la competencia. Con este planteamiento, no podemos irnos a buscar ni océanos, ni mares ni charcos, sino que hemos de ir donde están todos, con lo que causaremos las típicas habladurías de pescadores. Estos han vendido su barco a Neptuo, tienen un pacto con las sirenas, sus padres son un kraken… bueno, las típicas lindezas que se dicen de los recién llegados cuando ves que te quitan la tostada.

El escenario ideal sería reorganizar los pescadores de forma eficiente para conseguir una mayor productividad, y esto es lo que intentaremos hacer. Pero vencer una cultura establecida de hacer las cosas es complicado. De entrada tienes que conseguir transmitir un mensaje claro e incluyente para todos, no dejar a nadie de lado ni acusar a nadie de malas prácticas, o como mínimo, prácticas poco eficientes. Necesitaremos soporte externo y oficial para poder contar con un mínimo de autoridad al ahora de realizar el proceso.

Pero sabéis que?, cuanto más lo analizo, más difícil lo veo pero todavía más interesante y necesario. En fin, voy a seguir trabajando un poco a ver si conseguimos mejorar ciertas áreas que necesitan ser pulidas un poco más antes de irnos al puerto.

Por cierto, si os va esto del managemente, lean startup y demás, el blog de Marío López de Ávila es extraordinario, darle una oportunidad.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 389
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.