Usted está aquí

El mercado perfecto

No seré el primero que lo diga, ni yo la primera vez que lo afirme, internet es prácticamente el mercado perfecto. A todos los efectos ha derribado las murallas que habíamos levantado, legislativas en el caso de Uber como físicas en el caso de Amazon o de Big Data como puede ser Facebook, y ahora cualquier tienda puede ser tu competencia sin tener que estar bajo la normativa de los países donde puedas llegar a operar. Cierto es que no estarás siempre en el lado correcto de la legalidad, pero con unos buenos abogados siempre se puede navegar por esa gran franja gris que separa lo ilícito de lo legal -de ética ya ni hablamos-

Es cierto que no siempre se cumple la premisa y existen todavía mercados más perfectos, como sería el caso de Internet en China, dónde es imposible operar con cierta perspectiva occidental a no ser que cedas gran parte de tus valores -muy en estilo de Grouxo Marx- pero ellas si que pueden operar a nivel internacional protegidas en su país de origen y con las mismas facilidades que el resto de sus competidores. Supongo que de ahí viene como Alibaba, que vive y ha vivido de fusilar sin el más mínimo reparo a sus competidores, es la número uno en su país y con esa fuerza que da un mercado cautivo de más de un billón de usuarios ahora se dedica a comprar empresas de patatas, para comernos a todos con las mismas (así queda todo en casa y desde un punto de vista financiero es más rentable y eficiente).

Esta irrupción ha tenido su proceso, primero fueron los proveedores de alojamiento, antes eran todos del país de origen, pero se ha cambiado la filosofía y podemos tener nuestra web en cualquier parte del mundo. Luego se pasó a los bienes físicos como libros, discos y cualquier objeto que se pudiera empaquetar. Poco a poco, esta digitalización está alcanzando al sector del conocimiento, y ya vemos como existen community managers que nos pueden gestionar nuestra marca sin importar en que lugar vivan, trabajen o coticen. Pagamos una cuota -o lo que se acuerde- y ellos efectúan el trabajo aprovechando la facilidad que da tecnología para estar totalmente deslocalizado.

Ha sido un camino muy largo y se han invertido mucho tiempo y mucho dinero para demostrar la fiabilidad de este sistema. Pocos eran los que hubieran comprado un libro en Amazon, pero ahora ya hay pocas personas que tienen dudas sobre si es un sistema confiable y que no existe timo, se ha interiorizado como un servicio más del que se puede disfrutar sin poner demasiadas pegas.

El salto que está por venir es la digitalización de los servicios de alto valor añadido, especialmente intelectual. Me refiero a financieros, marketing, abogados y un largo listado de profesiones que basan su diferencial en el conocimiento y no en la gestión de objetos. Un sector que puede desarrollarse del mismo modo que hizo el sector de bienes, pero con la ventaja que no han de arrastrar toda una pesadilla logística con ellos. Solo un ordenador, un buen sistema de gestión un una conexión a la red.

Cuando este sector de el salto definitivo será interesante ver como las grandes marcas se adaptan a este nuevo fenómeno. Ya hemos visto sudar a Fnacs y derivados con la llegada del mercado perfecto, tengo curiosidad en como reaccionarán las grandes consultoras, firmas legales y todas esas megaestructuras desarrolladas para un entorno off-line. No es exactamente lo mismo realizar un recorte en una tienda como El Corte Inglés o la extinguida Virgin Megastore que despedir a empleados que por conocimiento, experiencia y capacidad tienen un salario que supera con creces los cien mil euros -sin contar bonus-.

Creo que veremos caer a un par de las grandes y a una explosión de pequeñas oficinas especializadas compuestas por despedidos y prejubilados de estas grandes marcas, creando un extraordinario entorno competitivo entre múltiples actores. Por otra parte, las que queden vivas después de este proceso, se reconvertirán en estructuras más cercanas una empresa de trabajo temporal y de colocación que a lo que fueron en el pasado.

Mi única duda estriba en cuando empezará este cambio, de lo que no tengo ninguna duda es que se va a producir y quién esté mejor posicionado para realizar la transición se llevará la mayor parte del pastel, como suele ocurrir en los mercados perfectos.

Película: Planet of the Apes

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 543
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.