Usted está aquí

Lo hicimos porque no sabíamos que era imposible

Las personas definen la realidad en función de sus propias experiencias, conocimientos y sistema cultural en el que han sido criados. No existe nadie que pueda comprehnder la realidad tal y como es porque siempre estará tamizada por todas las capas de las que nos hemos ido dotando para poder manejarnos en ella.

Existen varias corrientes que apuestan por este tipo de aproximación, la que más conozco es la PNL, aunque seguro que hay otras que incluso sean más precisas a la hora de explicar este fenómeno por el cual disociamos la realidad de lo que realmente construimos a nivel intelectual. No existe una sola realidad, sino que hay tantas como personas habitan este mundo, lo que si ocurre es que existen correlaciones muy fuertes sobre las interpretaciones cuando usamos parámetros comunes como puede ser el idioma y la percepción social de la misma.

No voy a entrar en detalles, pero es curioso ver la diferencia cultural entre los sectores católicos y protestantes en sus sociedades y como valoran la libertad individual, o comprar las culturas asiáticas respecto a las europeas. Ven y procesan el mundo de forma distinta.

Este sesgo que arrastramos con nosotros, del cual ni siquiera somos plenamente consciente, implica que muchas veces veamos un muro infranqueable a la hora de sortear un problema. Una barrera ontológica que no se puede superar y que cualquiera que intente hacerlo no solo fracasará, sino le otorgarán de forma directa y extraordinaria una suite en el primer oligofrénico disponible. Pasó con los hermanos Wright que les dijeron que si Dios quisiera que voláramos ya nos habría dado alas, a Galileo casi lo cocinan en las brasas y al bueno del Miguel Servet le hicieron un pincho moruno versión Apocalipsis caníbal.

Es importante poder despojarse de todas estas vendas, o más que vendas, herramientas que nos permite analizar la realidad. Si podemos ver de forma más directa lo que es y lo que pensamos que es, se nos abrirá la posibilidad de buscar, detectar y explorar nuevas soluciones, nuevas vías de pensamiento para que podamos, no tanto ya crear un nuevo producto o empresa, sino que la humanidad de un paso más en su evolución.

El primero paso para conseguirlo es conocerse, conocer tu sistema, tus creencias y explorarlas al límite. Wittgenstein ya afirmó en su día Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo. Así que sin tener muchos medios, sin necesidad de una gran inversión, el primer paso para poder ver el mundo con otros ojos está directamente en nuestras manos, simplemente hemos de explorar nuestro propio territorio cognitivo.

Película: Mission: Impossible

Su voto: Ninguno (2 votos)
Lecturas: 759
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.