Usted está aquí

One ring to rule them all

One ring to rule them all
Management

Empresa, Dominar, Monopolio, Mercado

Jueves, 7 Diciembre 2017

El estado ideal de cualquier empresa es el de monopolio, tener todo el mercado para ti, protegido de intromisiones, de otros jugadores y vetando mediante argucias legales, músculo financiero o cabildeo el acceso a alternativas. Es obvio que este modelo es fundamentalmente desastroso para la sociedad, cuando no tienes más opción que escoger como color de tu coche el negro, la sagrada libertad de mercado se va por el mismo desagüe que la libertad individual, además de vetar el impulso necesario que da la competencia para mejorar los servicios, los productos y los precios.

Por mucho que nos empeñemos, los objetivos finales de empresas, sociedad, personas y gobiernos no están nunca alineados, por eso es importante tener un equilibrio entre estas áreas, y por supuesto, dentro de cada área. Si todos fuéramos del mismo equipo de futbol la vida sería aburrida, y si solo existe un gobierno, una empresa, las consecuencias pueden ser totalmente nefastas.

Desde que vamos avanzando como sociedad, hay un fenómeno curioso y que se está repitiendo constantemente, todo el poder se va concentrando a excepción del poder de la gente que se va diluyendo. Cada vez tenemos más gobierno por encima del estatal: Unión Europea, ONU, Tribunal Internacional, etc.. Con las empresas no hay que ser un lince para darse cuenta que cada vez menos conglomerados controlan más sectores, y cuando lo hacen mal se recurre a gobiernos para que usen el mantra de Too big to fail, y lo rescatamos con el dinero de las personas, que sin quererlo ni beberlo ven como se transfieren sus ahorros a unos terceros por arte de magia, y sobretodo, porque no se les puede dejar quebrar.

El caso, y como ya he dicho, cada vez hay menos manos sobre más bienes, esto implica más control del mercado, más control sobre las finanzas y más poder para presionar medios y todo lo que sea necesario para garantizar que el monopolio siga igual.

Con esto de internet, vemos que está pasando lo mismo pero a una velocidad más alta, pocos controla cada vez más la oferta y los competidores que pueden salir caen aplastados por dos razones, o bien los compran o bien sacan un servicio similar pero gratuito. Como las personas pensamos con la cabeza, lo cual implica que normalmente no pensamos, nos lanzamos a estos servicios pensando que es gratis cuando en realidad el producto somos nosotros, dejando de lado soluciones que están basadas en un producto que no somos nosotros.

No veo mucha solución, al menos no cercana, en la que empecemos a ser conscientes de que nosotros tenemos un valor y un precio, que los servicios que usamos tienen un valor y un precio. El ejemplo más claro que puedo poner es el de los periódicos, ahora nadie quieren pagar por ellos, y si nadie paga por que un periodista haga su trabajo, al final se va a dedicar otra cosa y la información que podía ser útil caerá en manos de anunciantes, grupos de presión y gobiernos que inundarán los medios de dinero para que sean fieles lacayos.

Al final, Tolkien tenía razón, habrá una única empresa que los controlará a todos.

Película[1]



[1] Sesame Street

Sin votos (todavía)
Lecturas: 353
Lecturas hoy: 32

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.