Usted está aquí

Quién va primero

Quién va primero
Management

Stakeholders, Primero, Empresa

Jueves, 29 Septiembre 2016

Cuando curse un MBA[1] una de las preguntas más complicadas de definir no era tanto quiénes eran los stakeholders[2], sino cual era su orden de prioridad. Al final, por muchas vueltas que le dábamos a la cuestión siempre habían tres bandos, los financieros -por así decirlo- que defendían que los primeros y más importantes eran los que habían puesto su dinero, los concienciados que creían que lo más importante eran los clientes y la sociedad, y por último, los mercantilistas que defendían la postura de los primeros pero vendiéndola como le gustaría a los segundos.

Por buscar una base sobre el orden de importancia, podríamos usar el criterio contable a la hora de cobrar las deudas, y si mis apuntes no me fallan, el orden a cobrar vendría a ser el siguiente:

  1. Trabajadores
  2. Administración
  3. Entidad financiera
  4. Proveedores
  5. Accionistas

Creo que usar esta lista como base de quién va primero puede ser útil si la ordenamos de forma inversa para ver a quién hemos de hacerle más caso. Queda claro que ni trabajadores ni la administración son parte importante de una empresa, los primeros forman parte de la estructura pero esta no les debe ni fidelidad, ni obediencia ni tiene porqué escuchar su punto de vista.

Sobre la administración, no es que le tenga manía si funcionara con un mínimo de criterio, pero tal y como esta ahora solo sirve para recaudar, despilfarrar y con lo que sobra, intentar mantener las estructuras que si son útiles a la sociedad. Obviamente la empresa tiene que hacerle caso porque son los que dictan las leyes, pero del mismo modo que una aprieta, la otra buscacualquier recoveco legal para pasarse por el forro de sus caprichos las veleidades de la administración.

Luego vienen los bancos, los que nos prestan el dinero para las inversiones y en caso de que vayamos mal de liquidez, para las operaciones del día a día. En la mayoría de casos, las empresas tienen que tragar con las condiciones que imponen, al igual que con la administración, pero si tienes suerte de ser los suficientemente grande, es posible que puedas forzarles el brazo y conseguir mejores condiciones. Pero sea el caso que sea, a este sector se le presta oídos ya que son los que nos permiten financiarnos y no es cuestión de morder la mano que te puede dejar unos dinerillos en un momento dado.

Respecto a los proveedores, la verdad es que no se porqué van después de la banca, pero en todo caso aplico los mismos principios que en el punto anterior. Si eres los suficientemente grande como para que la mayoría de ingresos de tus proveedores dependan de ti, enhorabuena, has replicado el modelo de Ikea y otros tantos. Les podrás apretar todo lo que quieras, pero si es el caso contrario, tendrás que comerte con patatas sus condiciones, servicio y prácticas.

Por último, los accionistas, los que han puesto su dinero en la empresa. Esto son los que si todo falla seguro se anotan unas perdidas en su balance y son los que si tienen voz, voto y capacidad de cambiar la orientación de la empresa en función del capital y de las acciones que tengan.

Si os fijáis, no aparece en ningún lado los clientes, ni la sociedad, ni el medio ambiente y ni siquiera sale Paco, que suele ser el perejil de todas las salsas y no hay lista en la que no aparezca. Estos grupos son absolutamente irrelevantes para la empresa, todo lo que nos cuentan y dicen de que el cliente es el nuevo dueño de la marca, que si la responsabilidad social de la empresa es el nuevo paradigma o que si la sociedad es el motor que impulsa las velas del barco de nuestro proyecto. Ni caso, es todo puro marketing porque en el fondo, la empresa no os va a hacer ni caso, ni ahora, ni antes y mucho menos después.

Todas estas frases son producto de vender una imagen de que realmente le preocupan, pero lo que realmente quieren es que pensemos en ellas como si fueran buenas personas, que las queramos y que le sigamos comprando. O también, para tapar ciertos escándalos que de vez en cuando salpican a las empresas por usar tácticas muy limítrofes con la ética o con la ley. No se en que fecha vais a leer esto, pero me apuesto lo que queráis que en el mismo momento que un escándalo salpica a una empresa, a los dos días sacarán una campaña de publicidad, de esas que salen en la televisión y no en un banner perdido en una web de moda, proclamando alguna virtud humana que se supone que tienen.

Con lo que vamos a ser realistas, esto es un mercado pseudo-capitalista, y no es que nos quieran, es que nos quieran vender. No es que sean buenos, es que si son buenos venden más. No es que respeten el medio ambiente, es que si dicen que lo hacen venden más… y así con casi cualquier concepto que se ponga de moda en un momento dado.

Película[3]


[1] Aunque parezca mentira, si tengo un MBA y cientos de cursos de management y sobre casi cualquier tema de gestión.

[2] IESE. “La evolución del concepto de Stakeholders en los escritos de Ed Freeman”.

[3] Lost for Life

Sin votos (todavía)
Lecturas: 497
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.