Usted está aquí

¿Vale la pena ser el número dos en un mercado perfecto?

¿Vale la pena ser el número dos en un mercado perfecto?
Management

Competencia, Mercado, Perfecto, Primero

Martes, 22 Mayo 2012

¿Vale la pena competir con una empresa con tu mismo producto, que se dirige al mismo tipo de usuario, que es número uno y encima compitiendo en un mercado perfecto? Esta es una pregunta que me hago recurrentemente, ósea una vez cada dos años que es cuando consigo acumular la energía neural necesaria para realizar algún proceso cognitivo superior.

Supongo que la respuesta es que no, que nadie se lanza a competir contra el número uno, es una apuesta muy arriesgada querer hacer un google que compita con google a no ser que seas Microsoft y necesites recuperar terreno. No, ciertamente ninguna start-up conseguiría financiación para competir con Google usando el mismo concepto que ellos.

Lo que ocurre la mayoría de las veces es que lanzamos un producto para una población en particular y gracias a que internet es el mercado perfecto, se expande y colisiona con la competencia, que siguiendo tu mismo proceso también se ha expandido. Usualmente, una de las dos será ostensiblemente más grande que la otra, con lo que se plantea una disyuntiva. ¿Peleo con las mismas armas o cambio mi estrategia?

La verdad es que no tengo ni la más remota idea de cual es la respuesta más adecuada, no se si es mejor plantar cara y pelear, cambiar un poco y convertirte en un producto más vertical o horizontal (en función de la competencia), cambiar el modelo, o simplemente, intentar fusionarte.

Si fuera yo… supongo que plantaría cara cambiando algunos aspectos del producto, o del proceso, o cualquier otra variable que pudiera usar para hacerlo diferenciado pero no tanto como para apartarme de la idea original.

¿Vosotros que haríais?

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 238
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.