Usted está aquí

Tengo que repasar mis post

Tengo que repasar mis post
Imagen de Jose 	Salgado
Operaciones

Errores, Test, Repaso

Domingo 25/09/16

Debería de caérseme la cada de vergüenza, lo sé, pero como la tengo pegada al cráneo la condenada sigue allí a pesar de que su lugar natural y por derecho propio tendría que ser el suelo. Hace ya unos meses tomé la decisión de repasar los post antes de publicarlos, y normalmente lo hacía, pero desde la vuelta de vacaciones he ido tan loco que escribo de corrido y publico sin mirar si hay faltas, si hay coherencia en el texto o si no me he colado en algún enlace.

Este desaguisado ha llegado al punto que me están corrigiendo los textos los pacientes lectores que tienen a bien leerme y hasta aquí podríamos llegar. Bastante tiene alguien con soportar mis paridas como para ponerse a corregirme, así que haceros una idea de las patadas que le estoy dando al diccionario.

Sirva esto de referente, de advertencia y de recordatorio para mis prisas y falta de planificación: antes de publicar revisa. No tengo excusa, el Mac tiene una utilidad que te lee los textos y los puedes corregir cuando notes que algo te rasca el oído: repetición de palabras, errores tipográficos, y ya puestos, corregir los acentos que parece que me los fume.

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, este mismo principio se podría aplicar a esos momentos laborales que por exceso de trabajo, falta de horas o mala planificación, vamos cerrando tareas sin la verificación necesaria. Corremos como pollos sin cabeza para llegar a las fechas de entrega para descubrir que una vez en la presentación, todo falla, que lo pensábamos que funcionaría en todos los sitios deja de funcionar en algunos -o todos los contextos- y que el tiempo que creemos haber ganado, nos toca pagarlo de nuevo dos veces, una con tiempo y la otra con la penalización que ejecuta el cliente.

Con lo que es importante saberse tomar el tiempo necesario, no solo para desarrollar lo que el brown dispatcher haya decidido, sino que además has de reservar un extra para repasar y verificar cada una de las partes, y sobretodo, el resultado final.

Mi socio, que tiene unas cuantas batallitas a sus espaldas, es uno de los fanáticos más acérrimos de probarlo todo un día antes de entregar a cliente para asegurarse de que todo funciona. No se si lo hace porque es una persona sabia y precavida o porque le toca a él hacer las presentaciones y no le apetece demasiado quedar en ridículo delante de los que te pagan la nómina. Llamarlo paranoico, pero en más de una ocasión esta forma de trabajar nos ha salvado esa zona del cuerpo con la que nos sentamos.

Con lo que resumiendo, cuando hagáis planificaciones, no solo tener en cuenta el tiempo de desarrollo, sino el tiempo de testeo de la aplicación. Parece una tontería porque se asume que las cosas se han de hacer bien a la primera, pero como somos humanos con una extraordinaria tendencia a tropezar dos veces con la misma piedra, bueno es que nos aseguremos de que todo funciona. Es verdad que esto alarga los proyectos y los costes, pero la calidad final se ver recompensada, el único problema que puede existir es si no somos explicarle al cliente la disyuntiva entre barato o que funcione.

Película[1]


[1] Der Untergang

Sin votos (todavía)
Lecturas: 677
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.