Usted está aquí

Es mi marrón y nadie me lo va a quitar

Hace ya mucho tiempo me leí Criptonomicón, un libro de Neal Stephenson y en sus páginas aparece un persona del cual todavía me acuerdo: el dentista que opera al personaje de sus muelas del juicio. La verdad que no deja de ser curioso que de toda la obra, de todos las tramas, me acuerde especialmente de este individuo, y la razón es sencilla: es un profesional.

En su libro, Neal nos presenta a un dentista al que se le encarga un trabajo, y en vez de empezar a dar rodeos, a plantear quizás, puedes y dependes, sopesa el encargo -extraerle las muelas del juicio a Randy- y ha de decidir entre si y no. No externaliza miedos, ni dudas, ni nada en absoluto. Acepta el encargo y lo ejecuta sin errores, distracciones y sin problemas adicionales.

Cada vez menos se ven este tipo de profesionales, personas a los que encargas un trabajo, lo aceptan con las condiciones pactadas y lo entregan a la fecha determinada sin errores y sin excusas. Nos encontramos en un mundo cambiante, difuso, y nos refugiamos muchas veces en muchos peros y condicionantes cuando aceptamos un trabajo. No vamos a negar que en más ocasiones de las que me gustaría enumerar, nos piden proyectos que empiezan siendo una simple página web y sino se ponen límites, terminan siendo un plagio de Amazon con todas sus funcionalidades.

Me gustan cada vez más las personas que a pesar de poder ser duras negociando, cuando te dicen que si, es que van a cumplir. Esas personas en las que puedes confiar porque se van a atener al plan y van a conseguir los resultados deseados sin culpar al tiempo, a las circunstancias o a que al perro de San Roque ya no tiene rabo.

Película: The Meaning of Life

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 588
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.