Usted está aquí

La suma de todos no es lo mismo que todos sumados

La suma de todos no es lo mismo que todos sumados
RRHH

Grupo, Sociedad, Personas

Martes, 5 Diciembre 2017

Siempre he afirmado que las personas son seres extraordinarios, uno a uno tienen componentes únicos que los hacen especiales. Es cierto, para que os voy a engañar, que una pequeña selección son para enmarcar y hacerles un monumento, son personas que pasarían desapercibidas sino se invierten cinco minutos en conocerlas pero son capaces iluminar tu vida para el resto de tus días, pero básicamente y a nivel general, las personas valen la pena.

Mi mayor problema con la humanidad está cuando se juntan varias personas, que como seres individuales tienen siempre algo interesante, cuando se unen caen en una especie de idiocia mental que provocan situaciones que nadie jamás habría calculado, las frases de Nunca pensé que llegaríamos a esto, Yo pesaba que, Como todos decían, etc… debería estar prohibidas porque son el argumento de que nos hemos dejado llevar o hemos sido artífices para crear situaciones que violan cualquier concepto humano que valga la pena defender.

La psicología social ya hecho muchos estudios sobre como influye el grupo en las decisiones de las personas y hasta que punto somos manipulables para el fin que cualquier persona con poder tenga en gusto de implementar.

En un intento de reconciliarme con la sociedad, pienso que si nos han llevado a causar desastres de proporciones bíblicas, ¿no habría también una opción de usar los mismos mecanismos para llevarnos un paso más cerca de una mejora sustancial de toda la humanidad?

Teóricamente es posible y de hecho, cuando se establecen buenos mecanismos de cooperación, cuando la dirección es acertada y los objetivos claros, se ha demostrado que los límites no vienen impuestos por la ciencia sino por la imaginación. Hemos sido capaces de llegar a la luna, de erradicar enfermedades y conseguir que el reaggaton sea un fenómeno mundial -claro que esto no tengo claro que sea una evolución.

Hace ya muchos años se crearon los conceptos comunidades de práctica para afrontar retos en base al trabajo colaborativo de grupos de expertos. No es ninguna novedad, siempre han existido grupos que velaban por un buen funcionamiento de la sociedad, de la ciencia y de cualquier ámbito. La relevancia estaba más en si estaban bien dirigidos, si los objetivos son claros y la metodología clara.

Esta capacidad de poder extraer de una comunidad o un grupo de personas algo más que el quinto jinete del Apocalipsis reside en todos y cada uno de ellos, sean AMPAS, clubs, forums y asociaciones de jubilados.

La primera pregunta no es tanto que puede hacer el grupo por mi sino yo por el grupo, y hacer este cambio de foco, no es nada fácil. La gente tiende a buscar una recompensa para sus esfuerzos, sea crematística o no, y si la parte de los dineros no existe el gancho ha de ser lo suficientemente potente como para vencer las reticencias.

En otro lado tenemos a la gente que ni por dinero ni por ética ni por valores es capaz de involucrase en proyectos de mejora, y no solo eso, sino que usara cualquier circunstancia para intentar hundir cualquier intento de mejora. Si el grupo no está conexionado y mentalizado y los progresos no son medibles, la deserción puede ser un handicap muy importante.

Con lo que has de tener gente motivada y con aguante a la crítica. Has de tener objetivos claros, has de tener la manera de medir los progresos, y por último, has de ejecutar. El éxito de un proyecto no está tanto en la idea brillante sino en su ejecución.

A la hora de bajar de la presentación al mundo real hay cientos de problemas, egos que surgen, vagos que se expanden y lo que era un ambiente de juntos podemos pasa a ser es que no tengo tiempo, es que voy muy liado o cualquier excusa para no hacerlo o retrasarlo ad eternum.

Releyéndome me doy cuenta que no es que sea el más positivo del mundo, para que os voy a engañar. Cuesta más construir que destruir, eso está bastante claro. Pero creo que sin retos que es una vida sino un pasar de días esperando a que llegue el siguiente hasta que se nos hayan agotado. Para que sirve tener que aguantar a la sociedad sino podemos construir algo juntos, dejar un legado que valga la pena para la siguiente generación. Me da igual si es la vacuna contra el cáncer o mejorar un parque o pintar la casa de la tía Tula, pero algo que nos deje ese sabor de que nuestra vida, y la de nuestra sociedad no es tan dura como yo mismo estoy diciendo.

¿Y tú?, que haces en tu grupo social más cercano para que este mundo sea mejor que el que te toco vivir, ¿o es que vas muy liado?

Película[1]



[1] Seduced and Abandoned

Sin votos (todavía)
Lecturas: 393
Lecturas hoy: 31

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.