Usted está aquí

¿Por qué a RRHH no le debería interesar lo que sabes hacer?

Quizás penséis que estoy exagerando, que en el fondo lo que realmente busca un head hunter es lo que realmente sabes, lo cual es lamentablemente cierto, pero solo sirve para responder al cincuenta por ciento de las necesidades reales de la empresa.

Cuando se realiza una petición de un puesto, se definen unas características y aptitudes que el candidato ha de cumplir, pero lamentablemente no miramos más allá, simplemente si las cumple o no, un sistema binario que deja de lado todo el lado más interesante de los profesionales.

Si abrimos nuestra mente y no nos quedamos parados en el presente y miramos las evoluciones, ¿creéis que vale lo mismo una persona que ha aprendido una nueva tecnología o habilidad en dos años que uno que ha tardado diez?. Me podríais decir que el de diez años sabe bastante más, pero si os digo que el segundo ha conseguido un nivel de excelencia cercano al noventa por ciento, ¿con cual os quedaríais?

Con esto estoy afirmando que tan importante es el conocimiento que un candidato atesora, como la capacidad de generar nuevos conocimientos y aptitudes. Si optamos por lo primero sin mirar la plasticidad y capacidad de aprendizaje nos podemos quedar con un trabajador, que pasados los años, será un jarron chino y que más allá de decorar, no aportará valor al negocio.

Por esto es importante no centrarse en el ahora, sino en el recorrido que le ha llevado hasta este presente y ser capaz de proyectar la trayectoria que podría tener en un futuro.

Película[1]

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 394
Lecturas hoy: 0
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.