Usted está aquí

Respira y cuenta hasta diez

Respira y cuenta hasta diez
RRHH

Miércoles, 20 Septiembre 2017

Una de las primeras máximas que hay que tener clara en esta vida es que todos tenemos nuestro temperamento, pero el que más te ha de preocupar es el tuyo. Quizás un día estés de buen humor y todo sea fantástico o quizás el día haya empezado torcido y cualquier pequeño problema te hace sentir como una víctima de una conspiración de proporciones bíblicas.

Este viaje por las emociones, a veces arriba a veces abajo, es algo que nos ocurre a todos la diferencia es como afrontamos estos momentos, en darnos un momento para respirar, para colocar nuestro cerebro en su sitio, descartar conspiraciones y demás insultos hacia el resto del mundo, contar hasta diez e intentar hacer un reinicio de tu realidad para afrontarla con una mejor perspectiva.

Claro que esto es más fácil decir que hacer, cuando el espíritu de Shiva[1] te posee y las únicas palabras que eres capaz de articular es sangre y fuego. Si ya estás en esta fase sólo queda un detalle que has de tener en cuenta, nunca te enfades por escrito. Si te entra un pronto destructor y lo sueltas de víva voz puedes ver la reacción y quizás te des cuenta que te estás pasando de frenada, o quizás puedas intentar colar que se te ha malinterpretado.

Pero amigo, como te dejes llevar por la furia que te está devorando por dentro usando un email, un WhatsApp o cualquier tipo de tecnología que quede escrita es cuando tus problemas se van a ver incrementados por dos. Con esta segunda opción no puedes ver la reacción del otro, su lenguaje no verbal, su cara, el tono de su respuesta, y lo que es peor, lo puede releer y revivir tantas veces como quiera. Incluso, puede reenviarlo a más personas, con lo que si te se ha ido la olla en el tono, por mucha razón que tuvieras acabas quedando pero por perder las formas.

Así que recuerda, paciencia.

Película[2]


[1] Shiva: Diosa hindú de la destrucción, entre otras cosas.

[2] Breath

Sin votos (todavía)
Lecturas: 1.009
Lecturas hoy: 6

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.