Usted está aquí

Tirar la mano y esconder la piedra

Tirar la mano y esconder la piedra
RRHH

Personas, Calidad, Mérito, Trabajo

Viernes, 22 Enero 2016

Todos tenemos una impresión bastante decente de nosotros mismos, a veces porque es la realidad, y otras tantas porque necesitamos crearnos una imagen que no perturbe nuestra conciencia. No suele ser un gran drama porque la mayoría delas veces, la diferencia entre una y otra no suele ser lo suficientemente grande como para crear problemas, ni a nosotros, ni a a los que nos rodean.

Pero como en la viña del señor hay de todo, siempre te encuentras con alguien que tiene una visión de si mismo que no cuadra con la realidad, da igual que usemos forceps o que estemos a medio trago de un coma etílico, es imposible conciliar las dos versiones sin romper alguna norma fundamental del universo.

Estas personas, del mismo modo que los psicópatas y los extrovertidos -sin que haya relación entre ambos conceptos- son los que tienden a escalar en el escalafón social y recibir las atenciones, parabienes y regalos no reembolsables de la sociedad. Así, vemos que suben como la espuma, rodeado de sus compañeros de viaje, mientras los que los conocemos somos conscientes de que esto no va a acabar bien.

Copian ideas de los demás, se promocionan como algo que no son, y van de conferencia en conferencia sin pestañear a la hora de robar la idea del siguiente incauto que confíe en el, a pesar de que nos insista que él no la ha robado, sino que ya había reflexionado antes.

El resto de mortales, seguimos su ascensión hacía el abismo del desprecio -al menos del nuestro- pero no nos levantamos y decimos: oigame usted, esta idea no es suya, esto que dice nunca lo cumple, y en realidad, usted es experto en levantamiento de gintonics con propina, todo lo demás que está afirmando es mentira.

Supongo que tenemos demasiado trabajo, que pensamos que no vale la pena, y lo peor y más frecuente, que es mejor no levantar la liebre porque vete a saber a cuanta gente conoce y no sea que me estropee algún negocio que tengo entre manos. En resumen, o por pereza o por miedo, dejamos que vayan prosperando para mal de la humanidad y de los que realmente saben y han visto como les han quitado el pan de su boca a base de puro engaño o plagio.

Y así nos va, tirando la mano y quedándonos con las piedras, y de paso las úlceras, los disgustos y tener que trabajar el doble para conseguir rehacernos del último individuo con este perfil que se acercó a nosotros.

Nos podríamos quejar, podríamos señalarlos, pero optamos por la técnica de vive y deja vivir, que a cada cerdo le llega su San Martin, y que mañana hará un año. Volvemos a nuestro trabajo e intentamos disfrutar de el, de los amigos y profesionales que aparte de ser excelentes en su área de conocimiento, son todavía mejores personas.

Película[1]

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 616
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.