Usted está aquí

Yo, mi, me, conmigo y a ti no te junto

Yo, mi, me, conmigo y a ti no te junto
RRHH

Escala, Perspectiva, Sociedad, Valor

Miércoles, 2 Abril 2014

Quizás es que esté un poco con en plugin de cascarrabias, pero cada vez más veo peticiones y demandas que rozan no tanto lo absurdo, sino lo tragicómico. Desde la famosilla que intenta forzar una crisis de identidad a una empresa pasando por peticiones a change.org porque el bar de la esquina no sirve donuts. Yo pensaba que esto era más problema de internet y del anonimato que otorga, que lo de no tener que exponerte a nivel personal permitía que existieran los trolls, los egoístas y los progres de salón. Pero se ve que no.

Hace poco, y por cosas de curiosidad que siempre tiene uno sumado a que en el fondo, siempre me gustó la psicología, que para eso hice la carrera, me apunte a un seminario de psicología. No voy a explicar dónde y que técnica estaban enseñando porque no viene al cuento. Realmente, la teoría era interesante y los resultados eran como mínimo, digno de estudiar. En este seminario se varias personas presentaron su caso para aplicar esta aproximación y la verdad es que fue bastante espectacular, pero lo que me fascina no es la capacidad de ayudar o mejorar la vida de las personas, sino la falta de perspectiva de la que carecemos algunos individuos.

Como es obvio, no voy a dar nombres ni ejemplos claros que lo puedan relacionar, pero me sigue partiendo el alma como alguien puede intentar suicidarse varias veces y como hay algo que está roto en su interior. Es conmovedor como la terapia le ayuda y como este proceso se ve en su cara y en su sonrisa. Pero cuando uno está disfrutando de este logro de la psicología, cuando uno piensa que todavía quedan técnicas y profesionales que valen la pena, siempre sale alguien intentando captar la atención con problemas, que más que problemas, son una broma de mal gusto. Justo después del caso de esta persona que se quería suicidar, se presentó un voluntario que su mayor problema era que quería ligar más.

Vamos a ver, ¿no tenemos la más mínima perspectiva de lo importante y lo no importante?, como se te ocurre plantear este problema, que seguramente será muy importante para ti, pero que mirando con cierto campo de visión está meridianamente claro que ni siquiera está en la misma liga que la persona que se quería suicidar. Es como el chiste que dice que dos amigos se encuentran y uno le dice al otro, ¿que te pasa que te veo triste?, y le contesta… es que en una semana se me ha muerto la mujer, la hija, la madre, el padre y mi mejor amigo, a lo que el otro amigo le dice, pues vaya semana llevamos los dos, a mi se me ha estropeado el boli.

Viendo el nivel de la gente, que se apunta a seminarios porque en teoría tienen problemas serios y que se equiparan el no poder ligar con los instintos suicidas, internet ya ha dejado de sorprenderme. Ya no me sorprende el egoísmo, el activismo de salón donde creemos que con hacer un me gusta salva vidas y cura el cáncer, ya no me desespera ver la gente que se dedica a hacerse selfies y explicar toda su vida en las redes sociales como si fuera el siguiente premio Nobel, o a esas pobres almas que por un mero afán de sentirse importante se quejan de todos y todo en todas las redes que encuentran usando posición (sea la que sea) para intentar tener razón a pesar de usar argumentos lacrimógenos sin aportar datos fehacientes y recurriendo a la lágrima fácil.

Cada vez está más claro que del mismo modo los políticos que tenemos nos representan, los trolls que viven en internet también son una representación, y muy real, de como somos como sociedad. Lo que no se si es algo bueno o malo, simplemente es.

Para ampliar información, un blog que me he encontrado esta mañana que presenta un tema relacionado con lo que esoty diciendo: La era del Individualismo con Internet y sus nuevos cambios de Elisabet Roselló @LisRosello

Película: The Man Who Would Be King

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 290
Lecturas hoy: 1

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.