Usted está aquí

Dos sistemas, dos funciones

Como ya decía un libro que tenía cuando era joven Dues llengües dues funcions[1], cada vez tengo más claro que cada función de ser resulta por plataformas distintas, que pueden o no integrarse, pero que separen cada área. Esta reflexion me viene cuando hemos estado instalando un sistema de comunicación interna en una empresa que procesa muchos correos, entre clientes, proveedores y personal interno la carga puede ser extraordinaria.

Si movemos cada uno de los equipos a uno de los bandos, trabajadores herramienta externa y el resto el email, descargamos las tareas y lo que es más interesante, podemos crear sistemas de workflow, como por ejemplo la notificación de incidencias al departamento de TI enlazando con un sistema de ticketing.  Posibilidades hay ciento y la madre, conectar calendarios para avisar a determinados grupos y todo de forma que no interfiera en la herramienta fundamental con el mundo exterior, que es el correo.

Soy consciente que al principio no lo tenía tan claro, pero cada vez más veo empresas que organizan su trabajo interno y su comunicación con WhatsApp, que no deja de ser un parche para un camino que cada vez es seguido por más empresas y como nota a destacar el Workpace de Facebook[2], que quiere posicionarse en un lugar más lucrativo que los usuarios finales, que están acostumbrados a no pagar por nada y ser ellos mismos el producto.

Lo que si tengo claro es que la comunicación profesional se ha de usar en un contexto profesional y me parece una mala decisión, aunque con motivos nobles, el usar WhatsApp pero esto no hace más que certificar la necesidad de comunicarse y que las intranets, tan capadas y cerradas a todos, también están perdiendo la batalla sino se renuevan.

Este camino siempre ha existido, todo la historia del trabajo colaborativo estaba presente desde hace tiempo en la base de algunos sistemas e incluso Google intentó crear una herramienta para solucionar esta necesidad, el ya cerrado Google wave.

No se si al final tendré razón, pero lo que tengo claro es que vamos a seguir comunicándonos, sea porque la empresa nos da la herramienta necesaria o porque cogemos otra aplicación y la nombramos como plataforma de facto para la mensajería interna.

Si yo fuera una empresa, empezaría a mirar como hablan mis empleados entre ellos, como puedo ayudarles a que lo hagan mejor y favorecer su productividad e intentar mantener cierto control, pero sin interferir, en como se desarrolla toda la conversación. Porque no tienen nada que perder si el proyecto falla, pero si dan en el clavo, facilitará mucho la transmisión de información y más ahora que todos vamos con un móvil encima y podemos intercambiar datos, pistas y necesidades aunque estemos saliendo de casa de un cliente.

Película[3]


[1] Vallverdu, Francesc. “Dues llengües dues funcions” Casa del Libro.

[2] Workplace by Facebook. Página en Facebook de este producto.

[3] Message in a Bottle

Sin votos (todavía)
Lecturas: 685
Lecturas hoy: 1
Imagen de Jose 	Salgado

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.