Usted está aquí

Unas vacaciones por favor

Vacaciones y ocio

Cansancio, Vacaciones

Miércoles, 22 Octubre 2014

Tiempo, tiempo y dinero es algo que ahora mismo agradecería como agua de Mayo. Se que suena feo, pero poder tener tres o cuatro días con mi pareja, solos, sin niños e irnos a algún hotel de estos que no aceptan a gente menor de dieciséis años y ponerme a jugar a golf como un ricachón cualquiera es algo que me encantaría. Coger las maletas e irme al primero hotel sin niños que vea, como este que he encontrado en internet y que además de ser kids free tiene campo de golf.

Levantarte a la hora que quieras, ir a desayunar estar pendiente de que quieren desayunar, que si traigo cereales, que ahora no les gusta, que cámbialos por otra cosa. Luego irte a dar una vuelta y tomar unas clases de golf sin tener a nadie que te estire de los pantalones intentando llamar tu atención.

Si, tres días desconectado del mundo y sin tener que mirar la cuenta corriente, sentarte a cenar y cuando te traen la carta de vinos escoger el más caro y ante la cara de sorpresa del camarero decirle eso de ya va bien, y trae dos.

Sentado en tu mesa en la terraza del bar, disfrutando un Bloody Mary sin pensar que es tarde y has de poner los a dormir, sin escuchar los gritos de otros niños, ni como se pasean con los móviles sonando como si fuéramos todos sordos. Sentando fumándome un cohibas, ya hemos dicho que la financiación no sería un problema, y ir dejando pasar el tiempo sin tener que pensar en nada más que en lo bien que se está tranquilo, sin prisas, sin gritos, sin discusiones sobre si han de tomarse una pieza de fruta o que se han de cepillar los dientes.

Aix, que bonita es la imaginación. Creo que todos los padres, por mucho que quieran a sus hijos necesitan regalarse un fin de semana de estos una vez al año, quizás sin el cohibas y el vino, porque la economía está muy achuchada, pero darse setenta y dos horas para disfrutar de ellos mismos, sin hijos, sin los hijos de otros, solo adultos para ser adultos y comportarse como adultos para disfrutar de las cosas de adultos. Paseos tranquilos, cenas, piscinas o simplemente tumbarse al sol sin hacer nada. O incluso leer, a mi me encanta leer, pero sin que me interrumpan cada cinco minutos.

En serio, los hijos te descubren un nuevo mundo, pero de vez en cuando, creo que deberíamos regalarnos a nosotros mismos, el redescubrirnos.

Su voto: Ninguno (1 voto)
Lecturas: 228
Lecturas hoy: 0

Con formación en psicología y con un Máster en dirección de empresas, la curiosidad y las ganas de aprender han sido el motor de mi carrera profesional. Por este motivo he participado en proyectos de todo ámbito, ISPs, Comercio electrónico, Plataformas de e-learning, Comunidades de práctica y Redes sociales profesionales. Todo este historial profesional me ha llevado a tener una visión global de la empresa y una perspectiva orientada a negocio, donde el cliente se sitúa en el centro de todas las operaciones de marketing, ventas, tecnología y de gestión de recursos humanos.

Comentar