Quién espera desespera

Esto de estar esperando es muy pesado, quedas con alguien a una hora y llega tarde, o no llega, o le cae un misil termonuclear en el occipital y ya tiene excusa para no aparecer. Y esto de esperar es especialmente molesto cuando eres de los que no solo llegas puntual, sino que intentas estar un cuarto de hora antes por si acaso hay retrasos, te pierdes o vete tu a saber que trampas te pone a vida para llegar a la hora convenida.

¿Que les pasa por la cabeza a la gente que llega tarde?, es que me parece una falta fundamental de respeto. El tiempo y como lo gestiono es algo muy personal y soy yo quién decido si me tiro una hora sentado mirando el sol o si hago algo más productivo y elimino el hambre en Sant Cugat del Vallés.

Lo bueno de estar esperando, porque no os voy a engañar, no hay nada malo pero ya que estás con cara de tonto mirando la hora cada cinco minutos y es mejor positivizar la situación que dejar que se te lleven los demonios, es que te da tiempo para pensar. Puedes estudiar arameo y practicar juramentos en este idioma, repasar mentalmente el manual de operaciones del buen inquisidor -segunda edición-. En resumen, tienes un montón de tiempo para dejar que tu cerebro practique el deporte nacional, el insulto mental con ira descontrolada.

Claro que ahora que lo pienso, ¿porqué no me levanto y me voy?, si a mi no me tienen el respeto como para llegar cuando se supone que tienen que llegar, ¿porqué les doy un trato preferencial esperándoles?. Lo mejor es levantarse e irse y que le den dos piedras. Claro que luego se quejan de que somos exigentes, que total, solo llegaban cinco minutos tarde -pero no dicen que a esos cinco que ellos dicen había que sumar los veinte que ya llegaba tarde más los quince minutos extras porque tu has llegado más pronto por si acaso- En resumen, llevas esperando casi cuarenta minutos.

Se consciente de ello, no son cinco minutos, por mucho que te quieran liar y engatusar. Intentarán que te sientas mala persona por ser demasiado estricto, pero no cedas, la gente que llega tarde por definición no se merece más respeto. Levanta tus nalgas y vete.

Tempus fugit

No veas como pasa el tiempo, tic-tac, y así todo el rato. Parece que fue ayer cuando me dedicaba a jugar a rol el fin de semana y perder horas y más horas intentando salvar a alguna nación, princesa o quién fuera que pagara mejor. Ahora me dedico a salvar mi propio culo de las garras de las facturas, pero a diferencia de antes, ya no tengo mis dados de la suerte para sacar una buena tirada.

Me doy cuenta que hay cosas que no hago, pero no me siento especialmente mal por ello, simplemente he aceptado que el tiempo es limitado y hay que centrarse en lo que te produce más satisfacción. La novela que quiero escribir sigue aparcada en algún lugar de mi cabeza y uso el tiempo que me queda libre en leer, ver alguna que otra serie, y descansar al sol. Cada vez me gusta más sentarme y dejar que mi cabeza ande sola y me lleve allá donde más le apetezca, sea divagar sobre la teoría del todo o como hacer una cena a base de golosinas.

En estos momentos, estoy haciendo una copia de seguridad de la web porque me toca decidir si migro a un servidor privado o mantengo un hosting compartido. Le he dado vueltas y más vueltas, y es el momento de desconectar mi parte consciente y dejar que se cueza a fuego lento en el trasfondo de mi cerebro. Supongo que mañana ya habré resuelto la ecuación comodidad vs eficacia. Tal y como va el tema, no se que saldrá… supongo que todavía me falta hacer una llamada a los comerciales para solventar un par de dudas.

Con esto dicho, voy a ver como va la copia de seguridad no sea que se me queme.

Esos momentos tranquilos

Ya tengo ordenador de nuevo, de hecho, hace ya casi dos semanas que está en mis manos, pero la vagancia es mala consejera y me he dejado seducir por la caja tonta y no he pasado mucho por aquí. Es que para que os voy a engañar, a estas horas del día no estoy yo para mucho post y mucha maravilla, lo que quiero es aplaanar las neuronas, matar cualquier atisbo de inteligencia y quedarme en estado semi-comatoso a cerebro.

Pero voy a intentar se proactivo, en serio, a ver si consigo escribir aunque sea un poquito cada semana, aunque sea alguna tontería como esta. De momento, aquí va esta tontería porque como ya he dicho, no tengo el cuerpo para muchos más esfuerzos.